Via Verde. El tren de los 40 días

Publicado en por www.viasverdes.com

Vía Verde del Tren de los 40 días

 

 

FICHA TÉCNICA

 

 VÍA VERDE ACONDICIONADA

De la vega del Tajuña al río Tajo.


V.V. del Tren de 40 díasLOCALIZACIÓN

Entre Carabaña y Estremera.
MADRID

Longitud: 14 km.

Usuarios: 

Tipo de firme: 
Asfalto.

Medio Natural: 
Campiña y páramo del sureste madrileño. Vegas del Tajuña y

el Carrizales. Cuenca del Tajo. Cortados yesíferos.

Patrimonio cultural: 
Iglesia de Estremera, Molinos delTajuña.

Infraestructura: 
Vía Verde con abundantes trincheras y dos pasos superiores.

Cómo llegar: 
Carabaña: Autobús Empresa Argabús,
Estremera: Autobús Empresa Ruiz.

Conexiones:
Madrid: 52 Kms. desde Carabaña.

Cartografía: 
Mapa Militar de España. Escala 1:50.000
Hojas 139, 171 y 172.

KM.O/ KM.4/ KM.7/ KM.12

 

 

Km 0

Al inicio de la Vía Verde del Tren de los 40 Días,

acondicionada por la Comunidad de Madrid, se

llega de dos formas. Una a pie, en bicicleta o silla

de ruedas por laVía Verde del Tajuña, ruta con la

que se complementa, sumando entre ambas 63

kilómetros. Otro modo de llegar es desde la

misma Carabaña, localidad agrícola conocida por

sus saludables aguas. Al pie de la carretera M 204

aún se alzan las instalaciones asociadas a la antigua

explotación de tan salino líquido: el balneario,la                      

fábrica embotelladora, hoy albergue juvenil, y la

estética central eléctrica de

Chávarri sobre lo que fuera un molino harinero. Una

vez situados en Carabaña, la carretera que parte en

dirección a Estremera salva, a escasos 200 ms. del

casco urbano, el río Tajuña por un histórico puente

del siglo XVI, 

y acto seguido, el carril de la Vía Verde del Tajuña.

Incorporándonos a este último (a la izquierda), 300 ms.

más adelante asistimos al desdoblamiento del rojo

asfalto que identifica al firme de esta Vía Verde. El carril

izquierdo, la propia Vía Verde del Tajuña, sigue su

camino por la vega que le da nombre hasta Ambite;

el carril derecho, la Vía Verde del Tren de los 40 Días,

encara una rampa. A mitad de la subida, la vía gira

bruscamente (a la derecha) y recala en el trazado

original del ferrocarril de los 40 Días.

Con una clara tendencia ascendente, la Vía Verde

que tenemos entre manos inicia su andadura

encumbrada solo los laterales montañosos que

constriñen la vegadel Carrizales, nimia y temporal

corriente remarcada por cañaverales y

árboles caducos, que serpentea entre parcelas de

cereal, viñedos y huertos. Nos encontramos ante

un paisaje áspero de belleza solitaria, en eterna

espera de la primavera  para vestir sus mejores

galas y sorprender con aromas y

flores. Para prosperar en tan irregular terreno, el

ferrocarril se vio obligado a excavar una serie de

tajos seccionan los cerros de blandas margas, calizas,

arcillas o yesos, exponiendo al paso el variado colorido de

las entrañas terrestres. Y si el día es soleado, el gesto más

propio es el de alargar la mano para tocar, en las

trincheras los destellos solares en los espejos del yeso

cristalizado.

Km 4

Y por si fuera poco en estas trincheras anidan aves que

alzan el vuelo al atardecer, ofreciendo al caminante o ciclista

un momento espectacular. Cuando en el horizonte

aparece la silueta de la Iglesia de San Juan Bautista

(km. 3,5), la vía se hermana con la carretera M 221 y deja

a un lado la carretera que se alarga haciaValderacete. 

carretera se aleja de la Vía Verde. Con el silencio recobrado,

el carril rojo continúa ascendiendo por la vega del Carrizales,

ahora tan amplia y suave como domesticada por el arado y

el cereal, donde prosperan pequeñas manchas de pino

y encina. El movimiento lo ponen

perdices y conejos.

Km 7

En el paso bajo la carretera M 221 (km. 7) la vega del

arroyo Carrizales se agota. El desnivel, demasiado acusado

para un enfrentamiento directo, obligó al ferrocarril a trazar

un giro de 180º. En tal empeño la ruta nos saca de la vega

aun abierto paisaje dominado por el cereal. Situada

estratégicamente en el punto medio el área de descanso 

en la confluencia de la carretera a Valderacete, la Vía Verde y

la Cañada Real Soriana Oriental, vía pecuaria trashumante

sobre la que existen varios paneles interpretativos. Tras el

área de descanso la ruta se sumerge en una larga trinchera 

 excavada en rojiza arcilla. En esta trinchera conquistamos

definitivamente la divisoria de aguas y pasamos de la Vega del

Tajuña a la cuenca del Tajo, del afluente al confluente, de la

subida a la bajada.

Km 12

La campiña ondulada que cae a la depresión del Tajo se alterna

con un olivar que se alarga hacia Valderacete, el antiguo Val Der 

az Záit árabe, o lo que es lo mismo: el “valle de la casa del aceite”.

En el km. 12 la ruta llega hasta la carretera M 221. La traza

original del ferrocarril, sin recuperar, cruza el asfalto y se convierte

en un camino rural. Por el contrario, la actual Vía Verde

continúa descendiendo, entre olivares y cultivos de secano,

junto a la carretera. 2 kilómetros más abajo (km. 14), esta ruta

concluye en la población deEstremera, ya muy cerca del

límite autonómico con la Comunidad de Castilla La Mancha.

Fundación de Ferrocarriles Españoles
  Dirección de Actividades Ambientales y Vías Verdes | viasverdes@ffe.es


 

Etiquetado en Vías Verdes

Comentar este post

Viajes 08/16/2011 15:39



Anda que no me gustaria a mi poder viajar en este tren, debe de ser impresionante poder viajar en un tren con tantisima historia detras.